17 octubre 2007

Mujer OS




Hoy día, mientras viajaba en el Transantiago que me deja en el 25 de Gran Avenida, me puse a pensar en las mujeres y sistemas operativos... algo que muchos deben de pensar, creo yo. Escuchaba a Copano en la Grúa de la R&P y tenía de invitados a unos alumnos del Instituto Nacional que habían ganado un concurso de robótica o algo parecido. Uno de ellos dijo que estuvieron trabajando varias noches hasta tarde, a lo que Copano respondió “me imagino que no tienen pololas” y uno de ellos dijo que si tenía. Copano le pregunta “y que sistema operativo corre?”, y esa simple frase me dejo pensando... las mujeres son como sistemas operativos.

Hay mujeres que son Ubuntu (Linux), que son la gran mayoría. Son complicadas, difíciles de entender y manejar. Pero una vez que manejas el terminal y escribes correctamente los comandos, puedes lograr maravillas. Puedes hacer cualquier cosa que quieras y sin ningún problema ni reclamo. Ingresa el comando correcto y te instala el programa, o se conecta a internet. Y manejar redes es una maravilla, acepta fácilmente otros Ubuntus dentro de la relación, solo depende de ti y de cuantos PC puedas manejar. La mayoría prefiere un trío, tú y dos más. Y además puedes reproducir fácilmente y sin problemas videos como “Fantástico Natalia”.

Otras mujeres son Mac OS X (Apple), que son solo algunas. Unos pocos han tenido la suerte de manejarlas y disfrutarlas. Son sexy y atractivas, son de difícil mantención y adquisición, pero valen la pena. Movimientos únicos que te provocan a cada momento y hacen que los demás se queden mirándola. Todos espectantes de cómo será el último modelo y versión, que novedades va a tener y que maravillosas sensaciones te hará vivir. Las mujeres Mac OS X son un lujo que todos deben vivir, por lo menos una vez.

Por último, y desgraciadamente, existen las mujeres Windows (Microsoft) y hay muchas por todos lados. Es la típica niña fea y sin gracia que le cae bien a tu mamá y te obliga a llevarla a la fiesta del colegio, a ser tu pareja de baile en el acto del día lunes y, muchas veces, casarte con ella para siempre. Una vez que te acostumbras a este tipo de mujeres es muy difícil salirse de ellas. De vez en cuando puedes escaparte y tener en tus manos una Mac OS X, pero obligatoriamente vuelves a tu Windows porque sabes como funciona y donde están todas las cosas, vas a la segura. Por más renovaciones que se haga tu Windows, nunca podrá superarse y asombrarte, muy en el fondo sigue siendo la misma lata de siempre.

Wow! tremendo texto y todo debido a escuchar al Copano en la mañana... vamos a ver que se me ocurre mañana, si es que no tengo tanto sueño. Maldito cambio de horario.


No hay comentarios. :